SecuenciaSonar


-------------------------------------------------------------------------------


C O M U N I C A D O


A mi querido público de lectores y amigos todos, con este pequeño aviso, quisiera por favor que me disculpen pero por motivos estrictamente de tiempo y trabajo que lo necesitaría para terminar y concentrarme sólo en mi segunda novela, en mi blog Flujanz ya no publicaría más artículos ni trabajos literarios hasta durante un tiempo o mejor dicho nuevo aviso. Salvo las producciones musicales y vídeo-clips de SecuenciaSonar, que sí las seguiría divulgando y actualizando cada cierto tiempo en este mismo espacio, así como también en el siguiente link, www.reverbnation.com/secuenciasonar. Por otro lado, no se preocupen que, para todos mis amigos en Facebook y Twitter, seguiré también escribiéndoles como siempre.

En ese sentido, a todos mis fieles seguidores, amigos, lectores y conocidos todos, les pediría que durante este tiempo de ausencia tuvieran también algo de paciencia, que pronto, muy pronto estaría, como siempre, yo y mi excéntrico personaje Flujanz de nuevo con ustedes para seguir deleitando (a unos) o quizá aturdiendo (a otros) con más escritos y ocurrencias mías. Y, bueno, lo fundamental, de paso también ofrecerles, después de mi primera novela ¿Por qué a mí? que ya ha sido publicada también en dos ediciones (2003 y 2008, respectivamente), mi otro gran segundo intento de ficción literaria o, si quieren, llamémoslo una otra historia de esas entripadas mías.


FREDERIC LUJÁN ZEISLER


Alemania, miércoles, 20 de marzo de 2013

www.fredericlujan.com

www.flujanz.blogspot.com

www.reverbnation.com/secuenciasonar




Tuesday, February 03, 2009

En homenaje a mi padre

Mis amigos lectores, como diría el gran Rubén Blades en su preciosa canción de “Tiempos” que también la he incluido más abajo en este post, que para todo hay un tiempo, hasta para morir, esta vez le tocó el tiempo de partir también a mi querido padre, para ir a juntarse seguramente con mi madre allá, al otro lado. Y bueno, por eso que para mí sería también un gran honor compartir ese sentimiento de perdida y dolor que ahora siento por él con ustedes, regalándoles esta vez un emotivo pasaje de mi novela "¿Por qué a mí?”, que escribí en el año 2003 y que ha sido editada también por segunda vez y traducida al alemán, el año pasado.


----------------------------------------------------------------------------------








¿Por qué a mí?

(ISBN 978-3-8370-4938-1; BOD, segunda edición /2008, 340 pag.)


(...)

Fue la Navidad más bonita de mi vida y probablemente también la última con ellos. Podía sentir la emoción de mi madre cuando le cambiaba la ropa, le daba las pastillitas, le echaba talquito en el cuerpo adolorido y dormía junto a ella tal como lo hacía Filo. Podía escuchar sin que me dijese una sola palabra: gracias hijo, cómo me gusta que me atiendas, estoy orgullosa de ti. A mi padre en cambio le ayudé en la noche a levantarse de la silla, para que pudiera acostarse en la cama; le acomodé en la bacinilla para que pudiera también hacer sus necesidades. Todo me daba una satisfacción indescriptible que nunca antes había sentido y muy diferente a las que hasta ahora había experimentado. Cuando cenamos los tres solos, no sentía necesidad de estar con nadie más. Comimos pavo y luego brindamos con un vino chileno bien añejo, a mi padre le encantaba el buen vino; pusimos villancicos navideños y nos repartíamos los regalos, que no eran gran cosa: un par de medias, ropa de dormir para mi madre, una colonia de afeitar para mi padre, un shampoo para Toribia, unos cuantos dulces y una botella de un buen vino francés para las enfermeras.
Esa noche estaba tan pendiente de querer ayudarlos y de que pasaran un momento feliz conmigo que había olvidado mis mortificaciones por completo. Me sentía bien, sin la presión del tiempo o el qué dirán los demás, sin preocuparme de cosas que aún no habían sucedido. Sentía que las vivencias con mis padres esa noche me llenaban de energía positiva. Era algo que llegaba al fondo y se quedaba, permanecía allí, no como las otras experiencias de placeres vagos y mundanos, donde Arévalo, que eran pasajeras.


La hora cero había llegado y tenía que despedirme de ellos. Fui primero al cuarto de mi madre, me senté junto a ella, la miré, me aguanté para no llorar y dije:
“Mutti, te voy a echar de menos.”
No me salían las palabras. Ella no podía hablar, pero sus ojos decían todo, brillaban de alegría, como si fuera una criatura a quien le hubieran hecho el mejor regalo. Me agarró fuerte con la mano que todavía podía mover y me entregó una foto de aquella bella rosa que una vez había plantado para mí y que la había bautizado con mi nombre. Se veía esplendorosa. En el dorso había escrito: “para la felicidad eterna de mi hijo.” Al verla me acordé inmediatamente de lo último que me dijo Alberto aquel día cuando yo estaba dispuesto a quitarme la vida: “y ahora sé optimista y no olvides que entre las espinas también crecen las rosas.” Esa rosa me daba como mensaje que después de un sacrificio obtendría una satisfacción. Ahora me sentía triste, pero al mismo tiempo contento porque sabía que a mi madre le había brindado esa noche el calor de mi cuidado, haciéndola muy feliz. La besé en la frente y se volteó, quería dormir y mientras la veía con los ojos cerrados, le decía despacito:
“Gracias Mutti, por todo. Y ahora sueña, sueña mucho, que siempre estaré contigo.” La acomodé un poco, halé las frazadas y le apagué la luz de la mesita de noche.
Mi padre estaba en la sala esperándome. Se hacía el fuerte emocionalmente, siempre gracioso y espontáneo en sus cosas, pero yo sabía que también le invadía una profunda pena.
“Pensé que te habías quedado dormido, hijo. ¿Y? ¿Cómo la has encontrado?”
“Me he emocionado mucho, Papi. Mira, me regaló la foto de su rosa preferida, la que teníamos en la otra casa, ¿lo recuerdas?”
“Cómo no, si a mí me tenía loco con el abono. Había que echarle siempre Guano de la Isla, creo que era de gallinazo porque apestaba a demonios. Pero valió la pena, lástima que no se podía transplantar. ¿Cómo estará ahora, la pobre? ...”
Miraba la foto. Le hacía recordar los buenos tiempos de cuando la Mutti estaba sana y él todavía podía caminar.
“Qué buenos tiempos eran aquellos y ahora fíjate nomás como estamos”, decía él. Movía la cabeza, hacía ruidos con la boca. “En fin, qué se le va hacer, así es la vida, pues.”
Comenzó con su carraspera.
“¡Hum, hum! ¡Hem, hem! ¡Toribia! ...”, gritaba “Alcánzame por favor un vaso de agua.”
“No, no hay necesidad, deja a Toribia tranquila que yo te lo alcanzo.”
“Bueno, gracias hijo, gracias ... ¡Hem, hem!”
De tanto que tosía soltó también una flatulencia bien sonora. Por lo que se movía poco, se le acumulaban también los gases. Hablaba solo, miraba la foto. Le preparé una jarra de limonada. Yo me había comprado unas cervezas.
“Ten cuidado con el trago, no me tomes mucho, ya. Eso te va a fregar la salud”, me advertía.
Pero ni el cigarrillo ni el trago lo podía dejar. Felizmente no tenía plata, sino hubiera estado también dándole a la coca. Había momentos en que me provocaba, pero no me había enviciado.
“Los voy a extrañar mucho. Detesto a esos NAZIS, allí no me siento a gusto”, le dije.
“No hables tan mal de ellos, que gracias a ese país has podido hacer también tu proyecto OMP, TMP, o como se llame.”
“Ya pues, Papi, no hables así de mi proyecto. Se dice TMC.”
“Bueno, bueno, yo no entiendo de esas cosas, lo único que sé es que más que de mejoramiento ha sido un proyecto de empeoramiento continuo, porque ahora estás más destruido que después de un bombardeo, ... ¡Ja, ja, ja!”
Su apreciación no me causó gracia y él se dio cuenta.
“Discúlpame, Félix, ha sido sólo una broma, ¿me perdonas?” Me acariciaba la mano.
“No, sigue nomás, creo que tienes razón, todo mi esfuerzo de nada valió. Ahora soy un Don Nadie.”
“Qué dices, hombre, tú vales mucho. Fíjate, yo, por mi distrofia, tuve que colgar mi uniforme de aviador y ahora lo único que manejo es mi silla de ruedas y tal vez no por mucho tiempo, porque las manos están también que me joden.” Tosió de nuevo, tomó la limonada. “Si acaso ahora me fuera al más allá, qué sería de mi Mutti, así que mejor me dedico a cuidar mi saludcita.”
Admiraba el coraje de mi padre. El amor que le tenía a mi madre le impulsaba a seguir siempre adelante con optimismo.
“¿Tienes ya todas tus cosas? No te olvides de llevar tus pasajes, el pasaporte y lo más importante, cuida mucho tu dinero, guárdalo siempre en un lugar seguro. Yo estoy convencido que vas a encontrar trabajo pronto, tú eres un hombre inteligente. Ten cuidado nomás con las mujeres, amarra ese pájaro, ¿me entiendes?”
“Sí, no te preocupes, que por todo lo que me ha pasado ya no quiero saber nunca más de ellas” le dije, y brindamos juntos, golpeábamos los vasos.
“No digas eso, hombre, ahora no exageres, que de repente te me vuelves maricón y ahí si que te desheredo”, dijo
El taxi tocó el timbre de la casa. Toribia abrió la puerta y exclamó de pena:
“¡Ay, Dios! Ahora se va el joven Félix.”
Comenzó a llorar y le siguió luego Filo, María, la planchadora y el jardinero. Mi padre se aguantaba. A mi madre en cambio le habían dado una pastilla tranquilizante para se quedara dormida, la tensión del momento le podría afectar el corazón que ya bastante delicado lo tenía. Yo mudo de la emoción, se me había ido el habla, pasaba sólo la saliva. Mi padre en un rincón de la sala, todo acurrucado en su silla, me miraba con mucha pena. Sus ojos se le pusieron rojos y dijo:
“Qué tengas un buen viaje y aprende a ser feliz.”

(....)


------------------------------------------------------------





















Carlos Alberto Luján Ramírez ( † 10.06.1921- 30.01.2009), pionero de la aviación civil en el Perú.

























Director y co-fundador de la Compañía Peruana de Aviación Faucett. S.A.















Condecoración recibida por el Minisitro de Aoeronáutica del Perú

























De todos los aviones que mi padre manejó, estos dos habían sido sus engreídos.




Publica Flujanz

Por © Frederic Luján

20 comments:

Carmen said...

Freddy, me emocionó tu homenaje a tu papi (mi tío). El era una persona muy especial, optimista hasta el final. Ya está al lado de su "Mutti", que era lo que más quería.
Carmen

Anonymous said...

Freddy
leo con atención tus correos y éste describe con mucha ternura el cariño a tus padres.
Siendo un buen hijo, tu debes ser compensado con el tuyo propio.
Un abrazo
Sara

Anonymous said...

Mi mas sentido pésame.
Besos

Roxana

Anonymous said...

No se como llego tu correo al mio, pero quiero agradecerte por compartir tan emotivo homenaje, sincero y directo.

Recibe toda mi solidaridad, se lo que es ver partir al padre, a la madre, y también a un hermano.

Muchas bendiciones

Maria

Anonymous said...

Hola Freddy:

Mi querido amigo mordaz, espero que te estes sintiendo mejor. He estado pensando en ti, que lindo que hayas hecho un homenaje literario a tu papi. Eso tambien hace bien para las penas del cucharon. Aca tambien estamos con frio porsupuesto que parece que Europa esta siendo mas azotada con el invierno esta vez. Tu cuidate de las influenzas y continua escribiendo.

Yo te estare escribiendo a menudo para que veas que estamos contigo si.

Cariños,

Lucia

Anonymous said...

Mis sinceras condolencias, estimado contertulio.

angelsincielo

Anonymous said...

Mi más sentido pésame. Mi papi trabajó en AeroPerú, ese mundo de la aeronaútica peruana de antaño era algo especial.

Saludos,

Raisa

Anonymous said...

Freddicillo, me imagino la pena tan grande, solo tienes que pensar que esta con tu mutti, y ambos viendo por ustedes y sus familias .......... que lindo lo de tu libro y las fotos, me encantaron, un beso grande, carinos,

Mariana

Anonymous said...

Querido Amigo: Obvio la tristeza del momento, paso por encima del dolor como si quisiera escapar personalmente de éste, y te envío un poma de Piedad Bonnet, poeta colombiana que me ha ayudado mucho a olvidar y a resistir.
(Pero acá, entre nos, te digo que estoy llorando)

"En Consideración a la Alegría
A qué llorar, me digo,
todo estaba previsto
me muerdo las falanges,
los asombros por qué,
miro la luna
ajena y sola y sobria en su talante
si desde siempre
desde el nacer, desde el morir, y en cada hora
pacientemente crece el hilo, crece,
y también crece la baba del gusano y la piedra
atravesada aquí,
bebo y saludo
y soy cordial con mi vecino ciego
pues no son tiempos estos dados a patetismos,
ni es elegante
exhibir el dolor.
A qué llorar, me digo:
sería
inoportuno con la muchedumbre
que ríe afuera con su risa de siglos."

Lina

Fiorella said...

Freddy, recien leo tus correos pues estuve de viaje y sin acceso a internet. siento mucho lo de tu padre, Dios sabe lo que hace, ahora tienes dos angelitos de la guarda que cuidaran de ustedes.
Que lindo tu hijo de componer esa cancion, me encanto.
Muchos carinhos
Fiorella

Anonymous said...

Hol Frederic, un saludo y tambien un reconocimiento desde aqui, mi pequeña tierra adoptada. Te escribo pues desde Valencia, por primera vez y para acompañar tu dolor, sabes una cosa creo que siempre piso el freno en esta vida con 6 marchas cuando leo cosas asì, me gustan por que tal vez no hagan otra cosa que hacerme sentir mejor persona, tambien por que jamas conocì a mi padre, solo escuche historias contradictorias sobre su corta vida, el caso es que he sentido mucha empatia por las personas que quisieron y crecieron de la mano de ese señor que nos cogia de la mano para cruzar cualquier calle, el que nos protegia y queria siempre que fuesemos mejor que el. Un saludo y cuidate.

Max

Anonymous said...

Querido amigo Freddy, siento mucho el fallecimiento de tu Padre y te doy mis mas sentido pésame. Yo creo que tu has sufrido como muchos tantos de nosotros que nos encontramos lejos de nuestros Padres, tener ese miedo de que de repente se vayan a un lugar en el cual no podremos visitarlos mas. Por esa misma razón me encuentro por el momento junto a los mios y te diré que cada minuto lo gozo, aunque muchas veces después de haber estado tanto tiempo lejos de ellos cuesta un poco entenderlos. Yo pienso que cada uno de nosotros hemos dado alegrías, como también tristeza a las personas que queremos, pero como la vida es tan corta lo mejor de todo es quedarse con los buenos recuerdos y así sentirse bien. Yo a mis Viejitos les quiero un montón y doy gracias que aun estan aquí. Querido amigo lo único que te puedo decir es "recuerda los momentos mas lindo que has pasado con tu Padre y te sentirás bien porque pienso que es lo que todos nosotros nos deseamos.

Paul.N.

Anonymous said...

Queridos Amigos, paso mucho tiempo y pasaron muchas cosas entre ellas la penita de Freddy que solo el tiempo, la meditación ,la oración,permitira que llegue la aceptación, es muy dificil y duro . Van a ser 10 años que mi papá se fue, antes que muriera yo me aferre a él y no permitía que muriera hasta que comprendí que ya era momento que tenía que descansar el estaba sufriendo , así que unos días antes yo estaba orando y le pedí a Dios que se haga su voluntad y le entregaba a mi Papá , así que cuando me avisaron que murió , .sinceramente sentí mucha paz, me di cuenta que yo era muy egoista, lo quería tener a mi lado como fuese y claro era terrible con los dolores y todo ,paso el tiempo aun lo extraño , pero siempre trato de recordar todo lo bello que nos dio como padre, muchas veces quisiera tenerlo a mi lado para preguntarle miles de cosas, el era como un biblioteca rodante, lo que si siempre tengo su foto le pongo la musica que a el le gustaba y le enciendo una vela, pero no lloro mas ,creo que llore tanto que quede sin lagrimas, ademas eso no permite que su alma descanse en paz.

Cariños

Haidi

Anonymous said...

hola frederic,lamento mucho la muerte de tu padre y te acompano en tus sentimientos,solo quedan los buenos recuerdos que vivieron juntos.por eso hay que disfrutar cada segundo de esta vida junto a los seres queridos,otra cosa no es importante.a la tumba se lleva uno solo lo vivido.

un beso,
marbelis

Anonymous said...

Hola Frederic, recibe un sentido pésame por la pérdida de tu padre, imagino lo duro que ha de ser y lo difícil de superar.
Muy bonita la reseña sobre tus padres... imagino lo lindas que han de ser tus novelas, espero poder leerlas.
Felicitaciones por tu trabajo y por lo dinámico de tu blog.
Saludos
Marisa

Anonymous said...

Freddy: siento mucho lo ocurrido pero estoy segura que tu papi ya esta contento al lado de tu mamá. ya no mas soledad ni sufrimiento para el.
En cuanto a ti, espero te vayas reponiendo con el consuelo de saber que ellos ya estan juntos.
un fuerte abrazo,
Sandra.

Anonymous said...

Mi estimado Freddy ... siento mucho el fallecimiento de tu padre. Aunque recien me enetro por encontrarme sin internet, recibe mi sentido pesame hermano
Un fuerte abrazo y espero te recuperes con el paso del tiempo por esta gran perdida
Giorgio

Carolina Paton said...

Frederic: Mi más sentido pésame. Que bonito homenaje a tu Padre. Emocionante tu ternura y calidez con tus Padres. Desde lo alto, tu Padre sabrá mandarte estrellas de felicidad.

Anonymous said...

hola vi el homenaje que le hiciste a tu papi y me hiciste recordar ami padre cuando se me fue y sabes? por lo que escribes de él , tu fuiste su mas grande orgullo.....
espero seguir en contacto contigo un abrazo y recuerda ellos se van pero su espacio lo llena los ma enormes e inolvidables buenos y bellos momentos que nos han dejado en nuestras mentes y corazones. esmeralda.

Anonymous said...

QUERIDO AMIGO!!
HE LEIDO CON EMOCIÓN EL RELATO DE LA NAVIDAD CON TUS PADRES. ELEVÉ UNA ORACIÓN POR ELLOS. NO IMAGINO LA TRISTEZA QUE HABRÁS SENTIDO CUANDO TUVIERON QUE PARTIR...YO LO VIVI CON MI PADRE.. PERO, SÓLO NOS DAN LA DELANTERA, PORQUE TODOS VAMOS A IRNOS ALGÚN DÍA! LO HERMOSO DE TODO ESTO ES CON EL AMOR Y EL RESPETO TAN PROFUNDOS CON QUE RELATAS ESTA PARTE DE TU VIDA..... LAS FOTOS DE TU PADRE....REALMENTE ME GUSTÓ MUCHO... Y ME ACORDÉ DE ELLOS!
ALLÁ DONDE ESTÉN, ESTOY SEGURA QUE SE SENTIRÁN MUY ORGULLOSOS DE TI!
TE QUIERO MUCHO, AMIGO!!

Patricia S.